La decretaron las autoridades porque el número de infectados comenzó a salirse de control. El sábado pasado se registraron 17.000 nuevos casos en Francia, el número más alto desde que empezaron los testeos masivos.