“No hay solución y quizá nunca la haya”, declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.